Documentos de Discusión y Análisis

Análisis de la Situación Política

Análisis de la Situación Política

En el pasado proceso electoral dio como resultado que el Partido Acción Nacional (PAN) refrendara su condición de fuerza política hegemónica al obtener el triunfo en 21 de los 22 distritos locales electorales y en los 15 distritos federales así como ganar las principales ciudades del estado de Guanajuato, salvo la ciudad de Salamanca con una fractura de su propio partido que se suma a la Coalición Electoral “Juntos Haremos Historia”, y el Distrito  XIV, también para esta misma Coalición, con candidata propuesta por el Partido del Trabajo; los demás triunfos que obtiene nuestra Coalición son: Acámbaro, municipio en el que se ha consolidado una tendencia política progresista, que se acuerpaba tradicionalmente en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), encabezada dicha tendencia por la organización social Unión Campesina Democrática (UCD); Apaseo el Alto, en la que la nuestra Coalición sufrió el asesinato de su candidato a la Presidencia Municipal José Remedios Aguirre Sánchez, lo que generó en la población un profundo sentimiento de agravio, y quién fuera sustituido por su viuda María del Carmen Ortiz Terrazas; en este caso también la participación de Aguirre Sánchez y su equipo es resultado de una enconada fractura del Partido Movimiento Ciudadano (MC); los triunfos en los municipios de Comonfort y en San José Iturbide son así mismo resultado de fracturas del PAN.

 

En todo caso se mantiene prácticamente incólume el dominio de la oligarquía local a través de su instrumento político, el PAN. Sirve aquí citar parte del Informe Político que se rindió en su momento a la Dirección Nacional del Partido del Trabajo:

Desde su asunción como Gobernador (refiriéndose a Miguel Márques Márques, N. de Ed.) éste se convirtió en el primer activista del PAN, asumió las riendas de su partido y se propuso recuperar los espacios perdidos frente al PRI, señaladamente la ciudad de León, de tal suerte se impuso una férrea disciplina en ese (debe decir aquél, N. de Ed.) partido. Entre tanto en el PRI se desataron una serie de luchas intestinas  –que duran hasta la fecha- por el control del partido y, la gestión priísta en la ciudad de León, sufrió tanto el asedio del Gobierno del Estado como el desgaste por errores y corruptelas propios[1]. Aunado a ello se dio un sensible incremento de la criminalidad.

 

Por otra parte debe destacarse que los sectores de los empresarios con mayor poder económico, vinculados al desarrollo de la gran industria, la manufactura tradicional y el sector agroexportador de gran escala, y la jerarquía eclesiástica católica han mantenido desde hace ya más de 20 años una monolítica unidad con el grupo hegemónico dentro del PAN, El Yunque, y su gobierno por lo que actúan desde diversos ámbitos económicos, sociales, culturales e ideológicos para efectos de dominación[2].

 

 

El documento en cita en su parte contextual es válido a la fecha, salvo que ahora es Gobernador Diego Sinuhé Rodríguez y, como alfil de Miguel Márques Márques, habrá que ver si podrá establecer el actual su dominio propio sobre el PAN y si será capaz de desvincularse en lo que pareciera ser un “mini maximato” local. En todo caso el esquema de dominación local está intacto y a lo sumo el nuevo gobierno estatal habrá de realizar algunos ajustes en el discurso y en los modos.

 

Aunque en la entidad no pareciera haber grandes cambios, el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la República, detentar la mayoría en el Congreso de la Unión –en ambas Cámaras- y acceder también a la mayoría con los diputados locales de la Coalición en la mayoría de los Congresos Estatales (con los que se integra el Congreso Permanente y cuya facultad es la de modificar la Constitución Política de México) significa que estamos ante un nuevo escenario político en el país que en todo caso es favorable a las fuerzas progresistas y de izquierda. Podemos esperar de los personeros del dinero, el Gobierno del Estado de Guanajuato, que disimulen sus actitudes propias de la extrema derecha o que endurezcan su discurso y belicosidad… o ambas, aplicando una táctica de confrontación – negociación. Por lo pronto, el flamante Gobernador del Estado de Guanajuato anda construyendo una alianza regional de Gobernadores, todos de derecha, con pretexto de la planeación interestatal de la obra pública.

 

Los resultados electorales no son solo producto de la hegemonía política del PAN y de su operación clientelar a través del Gobierno del Estado y municipios bajo su férula, aquella también tiene su fundamento en un proyecto ideológico extremadamente conservador de larga data -se podría remontar a la Guerra Cristera de fines de los años 20’s del siglo pasado, e incluso a la alineación de la oligarquía local en la Guerra de Intervención francesa del siglo XIX, por supuesto en contra de la República y de Benito Juárez-; sin embargo la nota más reciente se da a principios del año 2000 en plena consolidación del PAN como gobierno con el llamado Proyecto 20 -20 que consistió en la cuidadosa planeación de la conversión de la economía del estado, por ese entonces todavía principalmente manufacturera de la industria del cuero y del calzado y agrícola tradicional y de porcicultura, a la actual de la gran industria automotriz, el sector agroexportador de gran escala y la instalación de al menos una docena de parques industriales diseminados en la entidad. Claramente este modelo, auspiciado por el propio neoliberalismo, ha sido usufructuado por los mismos que lo diseñaron.

 

Todo ello ha modificado de manera radical las relaciones de todo tipo de la sociedad guanajuatense, si bien los flujos migratorios a las grandes ciudades del llamado Corredor Industrial disminuyeron al instalarse los parques industriales en el interior del estado y la población tiende a equilibrios entre ciudades y regiones, también lo es que la estructura social cambió notablemente, presenciamos la cada vez mayor  incorporación de la mujer a la vida económica tanto en el sector de servicios pero principalmente como obreras en la industria –mucha de ella maquiladora- y, por lo que toca a la gran industria automotriz, sin que omitamos la incipiente industria aeroespacial, ha implicado una inédita concentración de obreros, muchos de ellos altamente calificados, en el “clúster” industrial. Se estima en poco más o menos en 750,000 la cantidad de obreros que componen esta fuerza de trabajo. Sin embargo, todo este crecimiento no ha significado ni desarrollo ni bienestar para la población pues ni la infraestructura urbana (solo en la ciudad de León se pueden contar más de 300 asentamientos irregulares), ni la de servicios de salud y ni de educación, han crecido al mismo ritmo y, más aún, en algunos casos se han estancado.

 

Ahora los mismos que diseñaron y anunciaron el Proyecto 20 -20 ya anunciaron el Proyecto 20 – 40 a principios de este año y previo al inicio de las campañas electorales.

 

En este contexto y al mismo tiempo se ha incrementado geométricamente la inseguridad y los niveles de violencia criminal en la entidad hasta llegar a ser uno de los estados con mayor número de homicidios del tipo ejecuciones en cualquier lugar y a cualquier hora, tomas clandestinas de ordeñas de combustible, una alta incidencia de feminicidios, robo y asalto de tractocamiones en carreteras y autopistas, combates formales de corporaciones policiacas locales y federales en contra de grupos armados de bandas delincuenciales, todo ello sin que el gobierno atine a generar una política pública sobre la materia.

 

Ello es el resultado de la concepción neoliberal predominante en la que el Estado promueve los intereses de los capitanes de la industria y de los negocios dejando de lado los intereses más generales de la sociedad. Un Estado dedicado a la protección del Capital local y trasnacional en detrimento de los trabajadores y de sus familias.

 

Por otro lado, y a pesar de todo lo anterior o precisamente por ello, se da la irrupción del proyecto de la Coalición “Juntos Haremos Historia” que obtiene la segunda posición electoral, en una relación de 1 a 2 respecto del PAN, desplazando MORENA, el partido mayor de nuestra Coalición, de ese lugar al Partido Revolucionario Institucional (PRI); el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que contendió localmente sin alianza, asciende al cuarto lugar desplazando al PRD el cual pasa al quinto lugar, dejando a MC y al Partido Nueva Alianza (NA) las restantes posiciones.

 

En el caso del PT, y producto de una coyuntura específica de Salamanca, Gto., como señalamos antes se logra ganar el Distrito XIV de esa localidad por mayoría de la votación que obtiene nuestra Coalición Electoral y habiendo sido propuesta por nuestro partido asume, a pesar de los naturales devaneos de MORENA, la Representación Parlamentaria del Partido del Trabajo en el Congreso del Estado. Lo anterior no es cosa menor si se toma en cuenta que obtuvimos el 2.47% de la votación, lo cual es inferior al umbral mínimo del 3.0%.

 

En relación al perfil de los partidos tradicionales de oposición vale lo afirmado en el Informe Político presentado a la Dirección Nacional de nuestro partido y habría que incluir también en esa afirmación al PRI.

 

Por lo que toca a los partidos PRD, PVEM, NA y MC actúan en diversos momentos y con distintos grados como aliados o subordinados al PAN y al Gobierno del Estado, aunque en los procesos electorales pretenden diferenciarse.[3]

 

En tanto MORENA por su parte, se caracteriza por la gran heterogeneidad de su composición política e ideológica. Siendo su vertiente principal ex militantes del PRD en sus filas también hay vertientes del PRI, del PAN y ciudadanos sin partido. Concibiéndose a sí mismos como movimiento más que como partido; en el estado se encuentra en un permanente conflicto interno. El discurso MORENA más que de izquierda es popular, coyuntural, antigobiernista.

 

Nuestro partido, el Partido del Trabajo, queda así como el único referente de izquierda política con reconocimiento legal. Asumimos nuestra tarea histórica por lo demás. Enfrentamos sin vacilación al sistema político mexicano, al Estado mexicano neoliberal y respaldamos a Andrés Manuel López Obrador durante los últimos 12 años (18 si se cuenta nuestra alianza para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en el 2000 y nuestro apoyo en contra del Desafuero en 2005 – 2006). Enfrentamos la persecución política y la hostilización del Estado y sus encarnizados testaferros, hasta la fecha la actitud persecutoria y arbitraria del INE, y en la última etapa de la campaña electoral de este año hasta las actitudes excluyentes y facciosas de sectores de MORENA en contra del PT al considerarnos rival político.

 

A pesar de todo podemos decir orgullosamente: nos atuvimos a nuestros principios ideológicos, actuamos con estricta ética política, nos atuvimos a los acuerdos partidarios y a los compromisos políticos, cumplimos con los trabajadores, con los campesinos y con el pueblo de México, cumplimos con la Historia.

 

Hoy debemos reclamarnos como Partido de la Coalición gobernanteSomos políticamente también partido gobernante.

 

Estamos listos a continuarVamos por la Cuarta República. Vamos por una Nueva Sociedad.

Comisión Cordinadora Estatal

Partido del Trabajo

Octubre 27, 2018

Celaya, Guanajuato

[1] Desde la elección de 2015 el PAN recuperó el gobierno de la ciudad de León, Gto., el cual mantiene hasta la fecha.

[2] INFORME GUANAJUATO. Capítulo “Contexto y Correlación de Fuerzas”. Presentado en Junio de 2016 por Rodolfo Solís Parga, Comisionado Político Nacional (CEN) para el Estado de Guanajuato, a la Comisión Cordinadora Nacional del Partido del Trabajo.

[3] Op. Cit.

 
Estudiante que hace la preparación

Balance  del  Proceso  Electoral  2017 - 2018

Al iniciar el proceso electoral 2017 – 2018 en el mes de septiembre del año pasado casi de inmediato se dio inicio a los contactos con la dirigencia del Partido del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), en cumplimiento a los acuerdos del Congreso Nacional del Partido del Trabajo celebrado el 24 de junio de 2017 en virtud de los cuales se estableció la decisión de realizar la alianza político – electoral entre ambos partidos.

 

Desde los primeros contactos quedó claro que MORENA se abrogaba unilateralmente el derecho de nominar candidatos y de definir los distritos locales y municipios que habrían de asignarse a cada partido de la coalición electoral. Por supuesto, ello significó de inmediato punto de conflicto entre ambos partidos. Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2017 las negociaciones se vieron estancadas en lo fundamental aunque se fue avanzando en lo tocante a las definiciones preliminares respecto de la asignación de género y de los bloques de competitividad, sin que se lograra acordar la asignación por partido de municipios y de distritos locales.

 

Es en el mes de noviembre, con la incorporación del Partido Encuentro Social (PES) a la anunciada coalición local, merced a los acuerdos nacionales, y ante la cercanía de las fechas de término legal para el registro del Convenio de Coalición es que las negociaciones se ven compelidas a alcanzar acuerdos, lo cual se logra al establecer localmente entre las dirigencias de los tres partidos un proyecto de Convenio de Coalición que en los siguientes días será desechado por la Dirección Nacional de MORENA para ser sustituido por el Convenio marco elaborado por las dirigencias nacionales, con condiciones absolutamente inferiores respecto del Convenio acordado en Guanajuato, toda vez que en aquél instrumento se estableció la facultad decisoria de MORENA en lo tocante a la nominación, postulación y registro de los candidatos y también respecto de la administración de la totalidad de los recursos financieros, todos de la Coalición.

 

A principios de enero de 2018 la dirección estatal del Partido del Trabajo es convocada a la Ciudad de México por la dirigencia nacional de nuestro partido a la negociación de los espacios electorales; es ahí cuando esta dirección estatal de nuestro Instituto político establece la negociación directa con la Presidencia Nacional de MORENA, en las instalaciones de nuestro partido y ante la presencia de miembros de la Comisión Cordinadora Nacional, que se logran los acuerdos definitivos respecto de los espacios electorales para la elección local. Reservándose MORENA todos los espacios electorales en el ámbito federal, amparándose en los acuerdos nacionales.

 

La siguiente etapa será la de las negociaciones, siempre ríspidas, para la postulación de las candidaturas a las elecciones de Gobernador, Diputados Locales y Presidentes Municipales que se habrán de prolongar hasta horas y momentos antes de las fechas de término de los respectivos registros. Es de destacarse el proceso de postulación del Candidato a Gobernador, a saber, esta dirigencia estatal, y con la decisión y el acuerdo de la Comisión Cordinadora Nacional, eleva ante  los órganos de dirección de la Coalición Nacional Electoral “Juntos Haremos Historia” la propuesta del entonces Senador de la República Miguel Ángel Chico Herrera para ser postulado como Candidato a Gobernador del Estado de Guanajuato, respaldado por la encuesta realizada por la casa Berúmen y Asociados en la que obtiene más de 10 (diez) puntos porcentuales -24,6% (veinticuatro por ciento)- arriba de las preferencias electorales respecto de la precandidata nominada por MORENA. La cuestión fue resuelta por una presunta tercera encuesta, de la cual no se tuvo conocimiento, y en una maniobra política de la dirección nacional de MORENA es nominado como tercero en discordia el hasta ese momento panista que había disputado en su partido la candidatura a la Presidencia Municipal de León, Gto., Ricardo Sheffield Padilla.

 

En lo referente a las candidaturas de Presidentes Municipales y de Diputados Locales el esquema no fue muy diferente. Aunque en el discurso se buscaban a los mejores perfiles, en la práctica la Coalición estuvo sometida a las pugnas internas de MORENA, en pocos casos prosperaron las propuestas del Partido del Trabajo, en otros sufrimos la abierta imposición de las decisiones de MORENA y de su subordinado el PES.

 

Finalmente, producto de estas condiciones de conflicto interno y de concepciones facciosas en MORENA, sus propios procedimientos colapsaron y, tanto en los distritos federales como en los locales, se tuvieron que abrir encuestas de último momento y aceptar a tres candidatos propuestos por nuestro partido a sendos distritos federales y siete a igual número de distritos locales, amén de las candidaturas ya obtenidas o convenidas a las Presidencias Municipales, a saber: Dolores Hidalgo, Abasolo, San Miguel de Allende, Silao, Acámbaro, Irapuato, Moroleón, Guanajuato y Cuerámaro.

 

Debemos precisar que las planillas de Ayuntamiento contendientes fue posible construirlas por cada partido, ello debido a que la Ley Electoral en Guanajuato establece que todas las fórmulas de los regidores son electas por el principio de Representación Proporcional y se presentan por listas de cada partido de la Coalición. Lo anterior significó una válvula que bien despresurizó la tensión política.

 

Como se ha señalado líneas arriba, el Convenio de Coalición Electoral para el proceso local, y que fuera establecido y firmado en sus términos por las dirigencias nacionales, dio a MORENA la facultad de tomar todas las decisiones respecto de las postulaciones de candidatos y de la administración de los recursos de la Coalición, constituidos por los financiamientos totales de campaña de los partidos integrantes. Esta misma suerte corrieron las diferentes campañas, de ahí que la asignación de recursos estuvieren marcados por las contradictorias líneas de acción de las diferentes facciones de MORENA.

 

En todo caso, el partido entró en interacción con casi todos los candidatos y les proveyó de los escasos elementos de propaganda a nuestro alcance, eso y los constantes conflictos al interior de MORENA dio lugar a que se establecieran vínculos fraternos entre nuestros militantes y los candidatos, incluso los que habían sido promovidos por MORENA.

 

En otro orden de ideas, la encuesta ordenada por CANACINTRA y que fuera conocida a fines del mes de mayo de 2108 daba a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) una preferencia de votación del orden de poco más del 38% y en esa misma encuesta las preferencias por el Partido del Trabajo se ubicaban arriba del 14%. Es decir, en ese momento nuestro partido significaba poco más de un tercio del total de las preferencias electorales de nuestro candidato a la Presidencia de la República, lo cual se replicaba en las demás elecciones.

 

Lo anterior dio lugar a una enconada campaña de MORENA en contra del Partido del Trabajo en eventos, discurso, redes sociales, propaganda, con infundios tales como que votar por el PT era anular el voto o votar en contra de AMLO, Candidato a la Presidencia de México; el resultado fue que de una relación de 1 a 3 pasáramos a una relación de 1 a 10 respecto de MORENA. Esto fue así a nivel nacional, 52% obtiene AMLO y 5% el PT, y a nivel local, 20% MORENA y 2.4% el PT.

 

Pese a todo, y como resultado de una coyuntura muy específica se obtiene el triunfo de mayoría en el Distrito Local XIV, con cabecera en Salamanca, Gto., con la candidata propuesta por el Partido del Trabajo, María de Jesús Eunices Reveles Conejo, en un escenario en el que el PAN y sus aliados obtienen el triunfo en los restantes 21 distritos locales y en la totalidad de los 15 distritos federales, en los principales municipios del estado así como el que el candidato del PAN a la Presidencia de la República supera a nuestro candidato de la Coalición Electoral “Juntos Haremos Historia” al mismo cargo.

 

En el mismo orden de ideas, en el municipio de Acámbaro, Gto. nuestra Coalición Electoral obtiene el triunfo y, como parte de acuerdos políticos y en reconocimiento, nuestro dirigente municipal asume la Secretaría del Ayuntamiento.

 

Mención aparte merece el triunfo de nuestra Coalición en Apaseo El Alto, Gto., municipio en el que fuera asesinado impunemente hasta ahora el candidato a Presidente Municipal, José Remedios Aguirre Sánchez, al término de un acto de campaña y quién fuera sustituido por su viuda, María del Carmen Ortiz Terrazas, con el amplio y decidido respaldo del PT y de la Coalición, en el presente el Partido del Trabajo se encuentra representado en la Sindicatura del Ayuntamiento.

 

Por otra parte es de señalarse que resultado de las relaciones políticas y de cordinación del partido con los diversos candidatos se ha logrado la incorporación de compañeros que se destacaron en la campaña y que viene a reforzar la militancia y los cuadros dirigentes del PT en distintas localidades y regiones.

 

Esta ha sido una campaña que culmina el esfuerzo del Partido del Trabajo en el período que antecede, de más de 18 años. Al haber logrado el objetivo principal, llevar a AMLO a la Presidencia de la República el Partido del Trabajo se erige en el otro partido de la Coalición ganadora del Gobierno de México. Nos corresponde ahora como partido contribuir decididamente a garantizar la viabilidad del Gobierno de la República al que como Coalición hemos accedido. Las transformaciones que requiere la sociedad mexicana, los profundos cambios en beneficio de los trabajadores y de sus familias, desmontar el modelo neoliberal imperante habrán de enfrentar la resistencia de la oligarquía en México por lo que nuestra responsabilidad como militantes y dirigentes del Partido del Trabajo será avanzar en la organización clasista de los trabajadores del campo y de la ciudad. Solo así el triunfo en las urnas se podrá cristalizar en el triunfo del pueblo de México. Preparémonos pues a defender la decisión de México de construir la Cuarta República.

 

Comisión Cordinadora Estatal

Partido del Trabajo

Octubre 27, 2018

Celaya, Guanajuato

 
Los hombres que sacuden las manos

Estrategia  y  Plan  de  Trabajo

A partir de la elección del 1 de julio el país tiene una nueva conformación política. Los partidos PRI y PAN y sus aliados pasan de ser las fuerzas políticas hegemónicas, ya fueran por sí mismos o conjuntamente, a ser partidos totalmente minoritarios, tanto electoralmente como por lo que a su participación en los Congresos Federal y Locales se refiere. De las nueve gubernaturas en juego la Coalición Electoral obtiene el triunfo en siete. A la fecha aún  se encuentra en litigio la de Puebla.

Al haber sido concurrentes las pasadas elecciones en casi todo el país las fuerzas combinadas de nuestra Coalición arriban a la mayoría en más de la mitad de los Congresos Locales y a un importantísimo número de Ayuntamientos. El triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la Presidencia de la República y de la Coalición “Juntos Haremos Historia”  en las de Diputados Federales y Locales desplaza del poder formal a los partidos de la derecha neoliberal y a sus aliados dejándolos en la mayor parte del país en franca minoría.

 

Lo anterior es válido para casi todo el país salvo en Guanajuato en la que el PAN y sus aliados obtienen el triunfo en la gubernatura del estado, en la totalidad de los 15 distritos electorales federales, en 21 de los 22 distritos locales, el distrito que pierde lo gana nuestra Coalición con la diputada propuesta por el Partido del Trabajo, y en las principales ciudades del estado, excepto por Salamanca, que también gana nuestra Coalición. Debemos señalar que en Guanajuato también el candidato a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya, del PAN y sus aliados superan con mucho la votación que obtiene AMLO y nuestra Coalición.

Como se ha dicho en el punto anterior, aunque en la entidad no pareciera haber grandes cambios, el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la República, detentar la mayoría en el Congreso de la Unión –en ambas Cámaras- y acceder también a la mayoría con los diputados locales de la Coalición en la mayoría de los Congresos Estatales (con los que se integra el Congreso Permanente y cuya facultad es la de modificar la Constitución Política de México) significa que estamos ante un nuevo escenario político en el país que en todo caso es favorable en principio a las fuerzas progresistas y de izquierda.

 

Sin lugar a dudas podemos afirmar que el otrora inamovible sistema político mexicano ya no lo es más. Los resultados electorales arrojan una nueva conformación política y nuevos escenarios. Como se ha dicho el PRI y el PAN y sus respectivos aliados se convierten en la oposición absolutamente minoritaria sin capacidad real de decisión política ni en el Parlamento Mexicano ni en la gran parte del país y estas formaciones políticas entran en profundas crisis internas. El PRI se encuentra inmerso en una discusión en la que incluso se plantea su cambio de nombre. El PAN se debate en una encarnizada lucha interna de facciones. En el caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD) estamos en presencia de un proceso de descomposición que inició ya hace algunos años y asistimos actualmente a su extinción. El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) intenta mantenerse a flote buscando refuncionalizarse en alianza con el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Los partidos Nueva Alianza (NA) y Encuentro Social (PES) pierden ambos su registro nacional.

 

Estamos en presencia del surgimiento de un nuevo régimen. Sin embargo, acceder al poder público no significa ni por mucho tener el poder político. Las estructuras de dominación tanto económicas como el entramado legal se encuentran a la fecha, y podemos esperar que por un periodo relativamente largo, sin modificación alguna. Las fuerzas de la derecha en lo escencial no han sido tocadas y se aprestan, de eso debemos estar seguros, a resistir cualquier cambio que afecte sus intereses y el usufructo del modelo neoliberal.

 

Se ha visto que MORENA se asume más como movimiento que como partido, es además una conformación heterogénea y suma intereses contradictorios. Depende, por otra parte, todavía del liderazgo de AMLO que lo determina en lo fundamental. Los resultados electorales no duran para siempre, el llamado bono democrático tiene sus límites y éstos se encuentran determinados por los resultados que se contrastarán inevitablemente con las altas expectativas de la sociedad mexicana respecto del nuevo gobierno.

De ahí que el Partido del Trabajo tenemos un muy importante papel que jugar y la más alta responsabilidad de darle viabilidad al nuevo gobierno entrante generando el más amplio sustento popular posible. Es tarea inmediata para nosotros reconstruir orgánicamente a nuestro partido sobre la base de la extensión territorial pero también sectorial, y sobre todo, de organizaciones obreras y campesinas que le den sustento pero que también impulsen líneas de acción política del nuevo gobierno, al que por otra parte se le concibe popularmente como de izquierda.

 

Sin embargo, al quedar el PT como el partido de izquierda en el país y convertirse también en referente político y, habida cuenta de que la alianza con MORENA –como todas las alianzas- tiende a desdibujarnos, nosotros debemos definir más nítidamente nuestro perfil político pero sobre todo ideológico.

 

En esta nueva etapa de México lo menos que debemos hacer es ocultar o engañar al pueblo y a los trabajadores. La sencilla expresión de los objetivos generales de nuestro partido, que van más allá de lo que significa este nuevo gobierno, que por lo demás está obligado a iniciar la transición política en el país, habrá de producir la más amplia y auténtica adhesión y respaldo al partido y al nuevo régimen.

 

La sociedad mexicana en esta nueva etapa exige definiciones claras respecto de todas las cuestiones que tienen que ver con el presente y con el futuro del país.

 

Debemos asumir francamente y así manifestarnos en todos los ámbitos que la característica principal, ya prevista en nuestros Documentos Básicos, es que somos un partido Socialista.

 

Nuestras tareas en lo concreto deberán ser promover la gestión social organizada de manera que la sociedad se incorpore deliberada y conscientemente a la construcción colectiva de nuevas condiciones sociales de bienestar y, en el proceso, organizar territorialmente a nuestros compañeros en Comités de Base por comunidad, barrio o colonia.

 

Lo anterior es importante para avanzar en la construcción de estructura  social y electoral, sin embargo no es suficiente para ir disputando el poder político a los usufructuarios del rapaz modelo neoliberal imperante. De ahí que es de la primera importancia avanzar en la construcción y reforzar el trabajo de la organización sectorial de jóvenes, de las mujeres, de las etnias, etc., pero señalada y principalmente de obreros y de campesinos que son además de actores sociales actores económicos. Son los creadores de la riqueza  de la civilización entera.

Prepararnos para las siguientes luchas, vencer a quienes han despojado a la Nación de sus bienes, triunfar sobre los que han expoliado y explotado a los trabajadores y a la sociedad mexicana entera requerirá más que triunfos electorales. Se habrá de requerir la participación de la sociedad y destacadamente de los trabajadores de la ciudad y del campo. Nuestra tarea es defender el triunfo que hemos conquistado. Nuestra tarea es organizar y orientar a los trabajadores y al pueblo de México. Preparémonos pues.

 

Vayamos con decisión y alegría a la constitución de la Cuarta República.

 

Vamos por una Nueva Sociedad.

 

Comisión Cordinadora Estatal

Partido del Trabajo

Octubre 27,  2018

Celaya, Guanajuato